La pornografía del alma

No haces concesiones. Tienes una personalidad fuerte. Intimidas. ¿Qué tienes que ver en alguien para que te interese?

He perdido el interés por las personas. Sólo me interesa la descripción de las personas. Creo que es una venganza por tener que soportarlas. Me canso enseguida.  No encuentro a gente con la que odiar las mismas cosas. Hay que odiar las mismas cosas y reírse de las mismas cosas para entenderse. No hay seres excepcionales o grandiosos. Con Marina Abramovich me reí mucho, por ejemplo; tal vez ella sea excepcional y grandiosa.

¿Por qué asusta la pornografía del alma?

¿Asusta? A mi es lo que me hace sentir bien. Fassbinder me hace sentir bien. Pasolini me hace sentir bien. Bukowski me hace sentir bien. Houellebecq me hace sentir bien. Tennessee Williams me hace sentir bien. La pornografía del alma me ayuda a vivir.

(Entrevista a Angélica Liddel, por Ana Vidal Egea. En Quimera. Revista de Literatura, junio de 2013).

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s