Recomendaciones de abril

Los extraños, de Vicente Valero (Periférica, 2014)

Los extraños es la primera novela de un autor al que conocíamos por su labor poética. Su primera incursión narrativa es impecable: cuatro historia «familiares» con las que el lector emprende un viaje a través de un pasado reciente, cuatro historias llenas de caminos intermedios en las que el biografiado está al mismo nivel que el escritor que se lanza a contar otras vidas. Una novela apasionante que demuestra, entre otras cosas, que el pasado nos sirve para entender mejor el presente, siguiendo la línea de otros maestros del género, como W.G. Sebald.

 1

El hombre bicolor, de Javier Tomeo (Anagrama, 2014)

Novela póstuma de Tomeo. Un recaudador de impuestos del siglo XIX llega a la ciudad gótica de Boronburg  con el fin de recaudar el dinero de los contribuyentes, pero se encuentra con que sus dos mil habitantes han desaparecido. Sólo un perro le ladra en la distancia y un funcionario del ayuntamiento, cada vez que le llama por teléfono, le insiste en que allí no hay nadie. Con este maravilloso y kafkiano argumento Tomeo escribe este texto que, sin ser ni mucho menos su mejor libro, sí que tiene interés por la forma en que lleva la trama hasta el final. Homenaje a este poderoso autor.

 Maquetación 1

La pasión de Enrique Lynch. Necrofucker, de Richard Parra (Demipage, 2014)

En este volumen, la siempre interesante editorial Demipage reúne dos novelas cortas del escritor peruano Richard Parra, bastante distintas entre ellas pero unidas por una evidente voluntad de estilo, una fuerza expresiva notable y una visión definitivamente pesimista del género humano. La primera da cuenta de la biografía del cacique Enrique Lynch mediante una narración polifónica construida de forma muy efectiva a partir de la combinación de diferentes narradores que consiguen ofrecer un retrato apasionante y convenientemente contradictorio de este Ciudadano Kane decimonónico. La segunda nouvelle, Necrofucker, es la crónica desgarrada de un grupo de adolescentes que comparten miserias vitales y pasión por la música metalera en los barrios más conflictivos de la capital peruana durante  los convulsos años 80. Muy recomendable.

3

Canciones de amor y lluvia, de Sergi Pàmies (Anagrama, 2014)

Este último libro de relatos de Pàmies quizá sea su obra menos personal. Mientras en las dos últimas (Si te comes un limón sin hacer muecas y La bicicleta estática) al autor se le descubría una voz propia, aquí se adivinan claras influencias de Monzó y Millás en el modo de entretejer  las historias confundiendo la realidad con la ficción. A pesar de todo, los relatos funcionan, fluyen y se confunde la voz narradora con la del propio autor en ese difícil ejercicio que es hacer creíble un texto y, como siempre, que sea verdad es lo de menos.

 Maquetación 1

Sobre los ríos que van, de António Lobo Antunes (Mondadori, 2014)

El enfrentamiento al dolor y a la muerte y los meandros de la memoria son los temas de la nueva obra de António Lobo Antunes, que no vacila en analizar sus propias miserias (debidas al padecimiento de un cáncer) para recrear sus miedos, desde su más tierna infancia hasta su traumática estancia en el hospital. Lobo Antunes parece encontrarse cómodo en una estructura reconocible que viene repitiendo en sus últimas novelas: desde la capitular que da comienzo del capítulo hasta el final de este fluye un torrente verbal sólo separado por comas y por unas frases enunciativas, exclamativas o interrogativas (precedidas de guiones) que definen el estado emocional del narrador. Este torrente verbal va dando pistas para el dibujo de diferentes imágenes que, ampliadas y complementadas a lo largo de los capítulos siguientes, sólo al final permiten al lector vislumbrar su totalidad, haciéndolo participar plenamente en la construcción de la historia que narra. Estas imágenes, de factura bellísima, se unen a una voluntad de estilo que lo acerca a la poesía sin perder la tensión narrativa. Sobre los ríos que van es una obra maestra, a la vez dura y tierna, que vuelve a demostrar que Lobo Antunes es uno de los mejores autores del panorama literario mundial.

 5

Habitaciones exiguas, de James Purdy (Piel de Zapa, 2014)

Alabado por escritores de la talla de Paul Bowles o Susan Sontag, James Purdy es uno de los grandes desconocidos del panorama americano del siglo XX. Poseedor de una prosa cargada de humor y sarcasmo, con gran influencia de la novela picaresca española, pronto evolucionó hacia temas más oscuros en los que explora el deseo y las prácticas sexuales no convencionales. Situada dentro de esta segunda etapa, Habitaciones exiguas comienza como una fábula que aborda la opresión de unos adolescentes que han de vivir su homosexualidad en la «América profunda», rodeados de prejuicios y de censura (incluso autocensura), para acabar convirtiéndose en una historia universal sobre la pulsión del deseo y la necesidad de sumisión (con tintes claramente sadomasoquistas) que envuelve un trágico amor con una violencia extrema y una ternura conmovedora. Una de esas obras que sacuden la conciencia y que persisten en la memoria.

 6

Albertine desaparecida, de Marcel Proust (Anagrama, 2014)

La hasta ahora conocida como La fugitiva (tomo sexto de la monumental recherche proustiana), cuenta por fin en castellano con la versión que Marcel Proust dio por definitiva en 1922. No fue hasta 1986 cuando Claude Mauriac, marido de la sobrina de Proust, descubrió un texto dactilografiado en el que el autor hacía una radical revisión de la obra. Anagrama nos ofrece, en una magnífica traducción de Javier Albiñana, esta versión definitiva notablemente expurgada de texto, más breve, más densa y más intensa. En poco más de ciento treinta páginas podemos contemplar la agonía de un hombre al perder a la mujer que no supo apreciar cuando estaba junto a ella y de la que deseó repetidamente la marcha (siempre se quiere lo que no se tiene). Proust observa con precisión de entomólogo los sentimientos ambiguos, los celos retrospectivos, el autoengaño y la autocompasión ofreciéndonos un fresco moral de una verdad indiscutible (quien haya estado en una situación parecida no podrá dejar de sentirse plenamente identificado). El volumen, además, cuenta con una serie de notas que harán las delicias de los filólogos y los amantes de la historia de la literatura: cartas (de Robert Proust, hermano del autor, de sus editores, etc.), documentos y, sobre todo, el análisis del proceso de fijación del manuscrito definitivo hecho por Nathalie Mauriac. Una obra para disfrutarla desde varias perspectivas.

 7

Los minutos de arena memorial, de Alfred Jarry (Libros del Innombrable, 2013)

Fue en 1894 cuando, a través de las ediciones del Mercure de France, se presentó esta obra, la primera, de Alfred Jarry. Ahora la editorial Libros del Innombrable lo rescata con traducción de Juan Antonio Tello celebrando el número cien de su colección Golpe de Dados.  A partir de la fragmentación poética, prosística y teatral, Jarry aborda la condición humana desde su posición privilegiada, genial. «Dintel», el título que introduce la obra, unifica los diferentes capítulos e invita a franquear la puerta de entrada a la poética jarryana, celebración de la fiesta de la confusión a través del lenguaje. Uno de los últimos grandes libros de la tradición simbolista y uno de los comienzos de la ´Patafísica, del humor, y de su fundamental Ubú.

 8 

Fleur Jaeggy. Temblor de lenguaje, de VV.AA. (Shangrila, 2014) 

Que la escritora Fleur Jaeggy es poco conocida en España es innegable. Pese a la enorme calidad de su obra y su visión cortante y estilizada. Vila-Matas dijo de ella: «Fleur Jaeggy va siempre a lo esencial y, como si tuviera bien aprendida la involuntaria lección de Kafka, consigue muchas veces en una sola página, y a veces en una sola línea, que se haga visible de golpe, a modo de repentina revelación, la estructura desnuda de la verdad». Jaeggy constituye hoy en día otra voz diferente. Deslumbramiento continuo. Sus obras han sido editadas por Tusquets y Alpha Decay, y la editorial Shangrila, con textos de diferentes autores,  nos propone ahora un viaje profundo a su lenguaje, en permanente temblor. Tratada la autora desde diferentes prismas, ésta compilación (con collages de Alicia Castilla Márquez) se convierte en fundamental para conseguir ese descubrimiento y golpear de nuevo al lector con su voz.

 9

El diálogo, de François Cheng (Pre-Textos, 2014)

Lo que aquí encontramos es, por encima de todo, una carta de amor al lenguaje y a sus posibilidades. Siguiendo su propia trayectoria vital, este autor a caballo entre la cultura china y la francesa nos propone un interesante viaje sobre la traducción y el interés por el intercambio cultural. Una forma de conectarnos unos con otros a través del diálogo y el conocimiento. Un libro, en suma, que destruye fronteras y nos acerca al lenguaje común del entendimiento.

 aquetación 1

 

Nº 365: abril de 2014

Foto de portada: Antonio Alonso ©

Foto de portada: Antonio Alonso ©

 

SUMARIO

El salón de los espejos

Luis Buñuel, novela, de Max Aub. Entrevista a Carmen Peire y Miguel Ángel Arcas, por Ginés S. Cutillas

Portada Max Aub

Cuentos completos, de Antón P. Chéjov. Entrevista a Paul Viejo, por Ginés S. Cutillas

El cielo raso

Dossier: Geografía escrita

(Coordinador: Álex Chico
Ilustraciones:  Miquel Rof)

Álex Chico: Geografía escrita. Una introducción

Quimera. Geografia v2

Álvaro Valverde: En torno a la noción de lugar

José Ángel Cilleruelo: Elogio del lugar

Toni Montesinos: Una ciencia ficción platónica

Mireia Valls: De la Utopía fortificada a la Utopía encriptada

Luis Luna: Memoria de la impermanencia. Los no lugares en la literatura migrante

Rebeca García Nieto: Las ciudades invisibles, de Italo Calvino

Marco_Polo

Francisco José Martínez Morán: De El Greco a Diego Rivera: evoluciones en la narrativa del espacio

Fernando Clemot: Poe, Verne, Lovecraft: la atracción del helado sur

Martha Asunción Alonso: Archipiélaga: del regreso, J. Gracq, C. MacLeod y otras islas

Calum's Road (1)

La vida breve

Relato inédito de David Roas

Los pescadores de perlas

Microrrelatos inéditos de Susana Camps Perarnau

El castillo de Barba Azul

Poemas inéditos de Jesús Aguado

La voz humana

Entrevista a Paco Bezerra, por Ana Gorría

Grooming ©Ros Ribas

Einstein on the Beach

José Antonio Vila. Emmanuel Carrère: asedio a la realidad

El ambigú

Gemma Pellicer: Por si se va la luz de Lara Moreno

David Chacori: Ajedrez para un detective novato de Juan Soto Ivars

Miguel Ángel Rodríguez: La hora violeta de Sergio del Molino

Santiago García Tirado: La benévola de Laird Hunt

4. Cubierta Hunt

Anna Rossell: Metrópolis de Thea von Harbou

Alejandro Ratia: Ser y no ser. Figuras en el dominio de lo espectral de A. Ruiz de Samaniego

Andreu Navarra Ordoño: Compañeros de viaje de Xavier Pericay

Antonio Alonso: Diccionario de cocina de Alejandro Dumas

8. Cubierta Dumas

Aitor Francos: La durmiente de Susana Benet

Agustín Calvo Galán: Carta blanca de Rafael Saravia

Jorge Freire: Libros proféticos. Tomo I de William Blake

El tercer acto

La lectora media, de Juan Carlos Márquez

Agua viva, de Julia Otxoa

De aforística dispersa, de Rolando Sánchez Mejías

Flann O’Brien o la broma infinita, de Ricardo Menéndez Salmón

flann